FANDOM


Hagk-eis

El Hagk-eis es un árbol muy particular y apreciado que sólo crece en el famoso Bosque de Hagk-a, en el archipiélago volcánico de Jruanyo (jhruáñiio).

DescripciónEditar

Se trata de una variedad de hagk-a caníbal de mayor tamaño, de 15,723 metros exactamente pero con el tronco del grosor de una torre y color variante en la gama del rojo. Estos arboles son centros neuráligcos que crean, dominan y luchan por una comunidad arbórea hasta donde logra hacer su trama de raíces contra otros de su misma especie para devorar y no ser devorados.

Solamente los hagk-eis tienen la capacidad fotosintética y a través de sus raíces le dan la energía para vivir a los hagk-as, a cambio estos los defienden de otros hagk-eis y toman una leve inclinación hacia ellos formando "círculos de influencia". Por este motivo es tan fácil perderse en uno de estos bosques puesto que los árboles crecen en círculos mas o menos concéntricos y claramente se nota la diferencia entre zonas de influencia con arboles hacia un lado u otro.

Influencias arbóreasEditar

El Hagk-eis busca constantemente extender su rango de influencia, es decir un círculo donde ejerce control sobre el resto de la flora de las islas, para evitar ser "comido" por otro de los suyos.

Bajo tierra existe una feroz y lenta guerra de raíces, que se asfixian entre sí y penetran en los hagk-as, colonizándolos y controlándolos lentamente. Estos radios de influencia se ven claramente desde el aire, ya que la tonalidad de las hojas se modifica, y consiste en anillos concéntricos de árboles.

Una vez que un hagk-ei pierde todo su radio de influencia es porque otro de los suyos le gano terreno y automáticamente mete sus raíces hasta su duramen expandandiéndolas lentamente. Este proceso dura unos 2 años aproximadamente, hasta que por la presión ejercida el árbol perdedor literalmente explota.

EclosiónEditar

Magic-tree-1354236689 b

Hagk-ei en crecimiento.

Los Hagk-eis cuando revientan arrojan su savia en un radio de unos 100 metros, cosa que mata cualquier criatura viviente, planta o animal, por su gran velocidad y potencia; tras los impactos se forman claros enormes en medio de estos bosques.

Los hagk-eis, a pesar de pueden parecer similares o incluso idénticos entre sí, son únicos: al igual que los humanos tienen sus huellas digitales, estos árboles tienen un tonalidad única e irrepetible. Las hojas rojizas de los árboles a quienes influencia toman esa tonalidad única hasta ser parte de otro.

Cuando se aproxima una erupción todos los hagk-as se inclinan hacia el centro donde se vaya a producir, por eso dicen los marinos que navegan estas costas casi deshabitadas que es el hogar de los dioses.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.